martes, 3 de febrero de 2009


La condicion me aplaca, mira y me deja sentado esperando que la lluvia que no va a llegar me moje. Me encierra en casilleros y me tapa la boca, no me deja pensar. Fiel a su objetivo: me condiciona. Y es tan perfecta que me regala a mi mismo una vez mas. Es la unica puerta visible. Caigo, todo se detiene y ahi estoy otra vez hablando de yo.

1 comentario:

magunchi dijo...

Hey! co tas? Con el viento y los relámpagos de amigos? :) jaja que tiempo de locos!

Cuando se encuentran los fundamentos de esa condicion, algo se vuelve pleno y entendible. Eso que condicina es como una gran mano que amolda, presiona y desata. y ahora pienso... es la condicion misma lo que condiciona a que nos condicionemos a las condiciones. (?)
Me hace acordar a lo que decias de las sombras, no se por que, creo que es que uno cae siempre en la cuenta de que no cambió, siempre fuiste ese yo.auunq, No se :) a mi me parece que si cambiamos, lo esencial se mantiene, modificamos algunas fachadas...

esta imagen de los ojos... que sean asi de grandes... asi te aplaca la condicion? ¬¬ me gustan las pestañas, barren las basuritas ;) jaja


La imagen de las escaleras se me hace a que tiene una herida =/ (?) Si conseguis curitas para el pasado, avisame donde se compran jaja
Y la del cerebro, me hace acordar a hannibal :S si, le tuve miedo...


pff! me dejo de esto y me voy a lo otro! quiero comentarte sobre lo otro pero no se porque.. soy sincera:siento que molesto, asi que me voy =)
Que andes revoloteando las tripas como Soledad a su poncho (?) jajaja
basta
(jaja)
hasta luego.
beso!